Cualquier negocio o empresa con una actividad productiva necesita, forzosamente, de una báscula bien equilibrada o, mejor dicho, perfectamente calibrada para desempeñar su trabajo.





En lugar de enlistar los beneficios de mantener calibradas las básculas es más útil mencionar que, sin importar el sector donde se utilice dicho aparato (productivo, investigación, desarrollo farmacéutico, etc), los resultados para empresas y clientes pueden ser perjudiciales (en temas monetarios, de salud, etc.).  





La importancia de la calibración es “establecer con exactitud que los resultados que arroja un instrumento de medida, que sean los mismos que la magnitud que se mide con él”.




De acuerdo al país y sector donde se utilicen las básculas, éstas deben ser certificadas por instancias nacionales e internacionales que avalen su buen funcionamiento para, principalmente, evitar robos al consumidor.




Recuerda que sólo empresas especializadas en la materia pueden realizar este trabajo. Es de suma importancia que verifiques la legalidad del procedimiento para evitar consecuencias en tus procesos productivos o ante la revisión de instituciones de gobierno.